7.2.10

Propaganda, publicidad y relaciones públicas

La propaganda se diferencia de la publicidad en que el beneficiario no es fácilmente reconocible, mientras que la publicidad puede decir "en estas elecciones vote por Juan Pérez" la propaganda sería más oblicua, algo del tipo "el rival de Juan Péres es un ladrón". Justamente estaba leyendo un texto interesante sobre las técnicas más comunes de propaganda:

Argumentos de autoridad: mencionar a figuras prominentes que apoyen la posición del propagandista o descalifiquen la del contrario. Esto se usa mucho entre los evangélicos, que terminan cualquier discusión citando un versículo de la biblia, a la que le atribuyen la autoridad suprema, lo mismo en otras religiones como los musulmanes o en los grupos ambientalistas cuando citan algún premio Nobel como autoridad inapelable.

Afirmación: las afirmaciones son cuando una opinión se presenta como si fuese un hecho indiscutible. Es común presentar juicios de valor como verdades indiscutibles como las virtudes de la democracia u otros asuntos morales que tienen aceptación más o menos amplia.

El carro de la victoria, consiste en crear la sensación de que viene un cambio arrollador e inevitable, una victoria inminente a la que más vale unirse, por ejemplo de ese tipo son los slogan del tipo "la alegría ya viene" o "súmate al cambio"

Obtener la desaprobación popular del contrario, esto se consigue induciendo sentimientos de odio o miedo que se suponen compartidos por todos "se explicita la contradicción fundamental entre quienes sí postulan un país auténticamente democrático y quienes desean mantener el sistema actual con un poder autoritario y heredado de la dictadura" así se divide entre buenos y malos alentando la desaprobación hacia los malos. desde una posición de superioridad moral.

Generalizaciones insulsas: aquí se trata de establecer etiquetas, estigmas, del tipo "todas las mujeres manejan mal", "todas las rubias son tontas" "todos los empresarios son rapaces", etc. de manera de inducir una desaprobación grupal indiscriminada, aunque es evidente que esas generalizaciones no pueden ser verdaderas.

Datos vagos o exagerados: en los años 80 era común hablar de "más de 200 mil asesinados durante la dictadura militar" como una verdad indesmentible, cualquiera que pusiese en duda la cifra era ridiculizado. Eso es un recurso típico de propaganda, pasaron los años y el Informe Rettig acreditó algo más de 2000 muertos entre ambos bandos pero eso ya no importa porque en la opinión popular la idea de los cientos de miles ya quedó instalada.

Simplificación: dar explicaciones simplificadas a fenómenos muy complejos es una técnica de propaganda eficaz, porque a la gente le gustan las explicaciones simples, todos tendemos a exagerar lo que nos gusta y borrar lo que no nos gusta, una explicación sencilla nos puede parecer lógica y nos evita pensar en todas las facetas del asunto, que podrían poner a prueba nuestros prejuicios.

Proyección: consiste en transferir culpas al contrario usando argumentos altamente emocionales, las personas comunes tienen tendencia a proyectar sus propios errores en los demás y aceptan con facilidd estos argumentos cuando vienen envueltos con razones de "humanidad", "amor", "bondad", "solidaridad", etc.

Argumento del mal menor: consiste en justificar un mal diciendo que se hizo para evitar otro de peores consecuencias. Esto puede ser cierto o mentira, porque no es raro que para salvar algo haya que perjudicar o romper otra cosa, la diferencia entre argumento y propaganda es la existencia o inexistencia de ese mal mayor que se pudo evitar.

Etiquetas morales: consiste en introducir prejuicios a la audiencia objetivo etiquetando moralmente a los demás, torturador, pedófilo, homosexual, etc. estos ataques pueden ser directos o indirectos mediante la insinuación o la ridiculización

En fin, hay muchas más técnicas y si se fijan bien, todos usamos algunas de estas cuchufletas para defender nuestras ideas o preferencias. Es algo normal, excepto cuando se usan de manera inconsciente, convencidos que los argumentos de autoridad, proyecciones, etiquetas morales, etc. son razones válidas y no simples pillerías en el juego de la argumentación.

Otro problema más serio es cuando se usan de manera deliberada, sistemática y burda, dirigidos a una audiencia más o menos ignorante (como lo hacen iglesias evangélicas o el Partido Comunista), o de una manera un poco más sofisticada usando las técnicas de marketing y los medios, como lo hace la mayoría de los partidos político, eso si que es pura porquería.

Ah me acordé del chiste ese ¿cual es la diferencia entre propaganda, publicidad y relaciones públicas?: si un tipo quiere llevar a una chica a su cama, se le acerca y le dice que es un insaciable toro de las pampas, que la va a hacer ver las estrellas, que su dotación es "oh my God!" etc. entonces está haciendo Propaganda Directa.

Si en cambio se le acerca con simpatía, regalos y buenas maneras, se gana su confianza, consigue que le cuente sus deseos más íntimos y finalmente es ella la que se termine insinuando, entonces hizo un trabajo de Publicidad

Pero si consigue que la mejor amiga de su objetivo le cuente que se acostó con él y que la hizo ver estrellas, fuegos artificiales y sentirse como en el lanzamiento del Apolo 11, entonces lo que hizo fue un trabajo de Relaciones Públicas. Creo que es una explicación bastante clarificadora.
posted by Tomas Bradanovic at 12:19 AM Permalink
14 COMMENTS:

Armando said...
Hola Tomás.
La propaganda, sobre todo a nivel político, es terriblemente eficaz. Antes y durante la segunda guerra mundial, los alemanes sabían exactamente lo que hacían. Si hubieran ganado la guerra, la "verdad histórica" sería otra. Sin embargo, los aliados ganaron y crearon su verdad, la de los millones de judios exterminados, alemanes malvados y fanáticos que defendían una ideología equivocada. La historia oficial no habla de los bombardeos británicos a indefensas ciudades alemanas llenas de civiles, ni de las incursiones americanas en Berlin violando a cuanta mujer les salió al paso, y la propaganda americana minimizó las bombas de Hir y Nag como un mal necesario (para ellos) para evitar las muertes inútiles de americanos (seres valiosos) por medio del exterminio de miles de civiles japoneses (seres no valiosos e inferiores). Pero eso sí, jamás se hubieran atrevido a soltar una bomba atómica en Europa, noooo, pueees, jamás. La propaganda americana hizo olvidar al mundo que en USA hubo campos de concentración donde privaron de su libertad y de su vida a miles de ciudadanos de diferentes nacionalidades por su origen racial japonés, mientras exterminaban alemanes con la misma excusa, es decir, el racismo. Entre esos miles de ciudadanos hubo cientos de ciudadanos peruanos que fueron capturados por el gobierno de Prado (el hijo) y enviados a California a sufrir en esos campos de concentración. Es que éramos aliados de los EEUU pues. La propaganda política lleva a aborrecer una ideología como el nazismo y el fascismo, pero no condena con igual proporción una ideología mucho más nefasta y genocida como el comunismo, cuyos adlátares siguen pululando con toda libertad por el mundo llevándose fabulosos sueldos a través de las ONG, mientras quienes comulgan con el fascismo son perseguidos y encarcelados como mounstruos. Ambas ideologías son igual de extremas y asesinas (una más que la otra, claro, adivinen cual), pero por la propaganda muy bien llevada, no reciben el mismo trato.

3:03 AM

alfredoarica@gmail.com said...
Hola Tomás, gracias por el repaso de apuntes... Mi trabajo durante muchos años ha sido navegar por este mar de distintos enfoques y cambiar o influir las agendas...y no es fácil, porque vox populi es una cosa muy sorda. Utopía mía talvez, pero si creo que es posible cruzar esa sordera con verdades, sin agresiones y simplemente con nuevas ideas. Hay algunos ejemplos, contados en una mano talvez, pero hay. La propaganda juega al gol seguro, pero la realidad es más compleja y requiere de diálogo, que no se obtiene en titulares. En fin, gracias por tu blog de hoy. Saludos desde Timor. Alfredo

3:10 AM

tomas bradanovic said...
Armando, desgraciadamente la propaganda es muy eficaz y la usan moros y critianos para sus propios intereses, los ejemplos que das son bien claros. La propaganda y la verdad políticamente correcta de los aliados durante la Guerra Mundial por ejemplo, hay muchos otros, lo peor es cuando va enfocada especialmente a la gente más humilde, por eso me caen tan mal las prácticas de algunas iglesias y cultos que se aprovechan de la gente con problemas.

Alfredo, tal como dices la propaganda se va derecho al gol y de una manera medio burda, pero que hacer si es algo que usan todos, yo que soy muy simpatizante de los judíos por ejemplo creo que han manipulado las cosas de manera bien sucia para sus intereses, en fin, todos lo hacen y seguramente seguirán haciéndolo. Lo importante es que uno mismo reconozca estas técnicas para darse cuenta cuando las están usando y no le metan el dedo en la boca.

La propaganda es el brazo armado de los fanáticos de toda clase.

10:03 AM

Anónimo said...
Don Tomas usted me puede afirmar donde quiera y como ha usted le guste
su gran admiradora paloma

11:09 AM

tomas said...
jaja Paloma, Mariposa, como me entretienes justo cuando estoy leyendo "Tiempos Difíciles"

11:18 AM

aletheia said...
Don Tomas . Encuentro bastante interesente que Usted, con su gran e infalible sabiduria, accepte lo escrito por su fiel discipulo Don Armando.
Al cual basado en su comentario,en contra de los Aliados y en particular en contra de Estados Unidos ,se le puede acusar de haber presentado datos vagos y exagerados y como tambien el haber simplificado la historica realidad de la Segunda Guerra Mundial.
Aletheia Daimona

11:41 AM

Anónimo said...
Un administrador del blog ha eliminado esta entrada.

12:30 PM

tomas said...
;D
saludos corre-caminos

12:34 PM

Wilson said...
Me acorde de un chiste, permido para el c/p.
1. Estás en una fiesta y ves una tipa muy atractiva. Te acercas a ella y le dices: “Soy muy bueno en la cama”. Eso es Marketing Directo.

2. Estás en una fiesta con un grupo de amigos y ves una tipa muy atractiva. Uno de tus amigos se le acerca y le dice: “Esa tipo de ahí es muy bueno en la cama”. Eso es Publicidad.

3. Estás en una fiesta y ves una tipa muy atractiva. Le pides su número de móvil. Al día siguiente la llamas y le dices: “Soy muy bueno en la cama”. Eso es Telemarketing.

4. Estás en una fiesta y ves una tipa muy atractiva. La reconoces. Te acercas a ella, le refrescas la memoria y le dices: “¿Te acuerdas lo bueno que soy en la cama?”. Eso es Customer Relationship Management.

5. Estás en una fiesta y ves una tipa muy atractiva. Te levantas, te arreglas la ropa, te acercas a ella y le sirves una copa. Le dices lo bien que huele, admiras su vestido, le ofreces un cigarrillo y le dices: “Soy muy bueno en la cama”. Eso son Relaciones Publicas.

6. Estás en una fiesta y ves una tipa muy atractiva. Te acercas a ella y le dices: “Soy muy bueno en la cama”, y además, le enseñas tu herramienta. Eso es Merchandising.

7. Estás en una fiesta y ves un tipa muy atractiva. Ella se acerca a ti y te dice: “He oído que eres muy bueno en la cama”. Eso es Branding, “el Poder de la Marca”.

8. Estás en una fiesta y ves a una tipa muy atractiva. Te acercas a ella y le dices: “Soy muy bueno en la cama y aguanto toda la noche sin parar”. Eso es Publicidad Engañosa, y está penada por la ley.

7:55 PM

tomas said...
jaja ahi está completo, yo repetí de lo que me acordaba nomás!

8:01 PM

Anónimo said...
entre 2000 y 200.000.- igual me parece alto, que quieres que te diga.-

10:22 PM

tomas said...
No entendiste. Que te parezca mucho o poco es tu asunto y no lo discute nadie, el punto es ilustrar una de las técnicas de propaganda consistente en exagerar, ridiculizar y dejar la idea instalada.

Lo que viene después es decir que es igual de horrible incluso si hubiese sido un solo crimen, así opera esa técnica en particular.

12:38 AM

Anónimo said...
sin apreciar demasiado a los evangélicos, me parece que a nivel de propagandas y mentiras a la iglesia católica nadie le gana. Históricamente han falseado hasta lo que ellos mismos señalan que son sus bases (la biblia), inventado una estructura jerárquica espúrea, tomado la mayoría e sus ritos de religiones paganas, han inventado dogmas absurdos (desde el celibato hasta el culto a los santos) y cientos de etcéteras más. Baste ver la actitud benevolente o derechamente instigadora que tienen ante la "devoción popular" a tonteras como el rostro que apareció en el tronco de olivo, las caminatas a Las Peñas, etc. Al menos a mí, por un tema de cantidad (y de acostumbramiento de la gente, que por repetición durante siglos ya no se fija en lo obvio), me parecen más dañinas que las acciones de los evangélicos...

1:28 PM

tomas bradanovic said...
Ah yo discrepo completamente, la iglesia católica prácticamente no hace propaganda desde hace más de un siglo y la que hace es tan floja que no convence a nadie. Lo que tu mencionas como "mentiras" son las supersticiones comunes a cualquier religión y yo no tengo ningún problema con eso, si alguien quiere caminar a la Virgen de Las Peñas o creer en el celibato, los santos, la devoción popular, los ovnis o lo que sea me parece perfecto, cada quien es libre de creerlo y no veo que le haga mal a nadie.

La manipulación por medio del "temor a Dios" y las mentiras bastante burdas de muchos predicadores evangélicos, dirigidas a la genete más ignorante si son muy dañinas porque constituyen una fábrica de fanáticos. La iglesia católica, como institución ya bien establecida hay muy pocos fanáticos comparados con otras religiones emergentes.




http://bradanovic.blogspot.com/2010/02/propaganda-publicidad-y-relaciones.html